Dióxido de cloro: los efectos adversos que no se discuten


Carlos Arroyo
Ver en el PDF

El dióxido de cloro, con fórmula ClO2, es un agente oxidante al obtener uno o más electrones mediante una reacción de óxido-reducción, y tiene la capacidad de explotar o incendiarse en ciertas condiciones. Es utilizado comercialmente para el aseo en las casas, para aclarar el papel en la industria o para limpiar el agua o superficies por su elevada capacidad de desinfección de superficies.

     El uso de este compuesto como agente antiviral se ha difundido debido a videos que se extendieron en las redes sociales durante la pandemia de COVID-19, porque se ha propuesto por un supuesto científico o médicos que reportan que su ingesta puede mejorar y curar la infección por el SARS-CoV-2. Es importante recalcar que la medicina moderna se debe sustentar en evidencia científica demostrable que se reporta en artículos bien documentados en la literatura especializada. Si analizamos el número de artículos científicos publicados hasta el día de hoy en Pubmed, que es la plataforma de difusión en la medicina a nivel mundial, son más de 74,500 publicaciones sobre COVID-19, comparado con 286 artículos sobre dióxido de cloro desde 1995, de los cuales solamente el 10 % se publicó durante esta pandemia, y este último porcentaje está representado solamente por artículos sobre el uso de ClO2 para la esterilización de superficies y ninguno de ellos se refiere a a su ingesta en humanos para el tratamiento de COVID.

 

Quien recomienda esta supuesta solución contra el coronavirus es Andreas Kalcker, quien se presenta como “científico, investigador y escritor” que “trabaja como director en un laboratorio de investigación”. Además, asegura ser “licenciado en Economía, Máster en Biofísica y doctor en Biofísica en medicina alternativa”.

 

     La difusión del uso del dióxido de cloro para el control de la infección por el virus SARS-CoV-2 que produce la enfermedad COVID-19, ha provocado lamentablemente la intoxicación de un buen número de individuos, e incluso ha provocado efectos adversos muy severos que incluyen gastritis, laringitis, bronquitis, colitis y daño pulmonar, y si es ingerido por pacientes con infección viral por SARS-CoV-2 puede afectar su recuperación de la infección y tener secuelas o aumentar su mortalidad, además de requerir tratamientos farmacológicos de larga duración y procedimientos endoscópicos para su diagnóstico y tratamiento.

     Debido a que el dióxido de cloro no es un medicamento, no es regulado por la Secretaría de Salud y, lo que es más grave, durante su comercialización nunca se mencionan los efectos adversos que tiene su ingesta, aunque sean gotas.

 

 

     En la medicina actual, que se sustenta en evidencia científica, no existe ninguna publicación que reporte el supuesto efecto terapéutico del dióxido de cloro, ya sea para prevenir o tratar covid, por lo que no se recomienda la administración para estos pacientes, al contrario, se contraindica por los efectos adversos que puede tener a nivel pulmonar y gastrointestinal. Los reportes anecdóticos en las redes sociales sobre el efecto benéfico del dióxido de cloro, son realizados por sujetos con intereses comerciales para vender el compuesto (que adquirido industrialmente tiene un valor bajísimo, pero que resulta caro en gotas), y en otros casos son pacientes que, como sucede con la mayor parte de sujetos, se iban a curar con medidas generales de soporte. Incluso es interesante que las compañías de seguros de gastos médicos en la actualidad han difundido que los pacientes con covid que han ingerido dióxido de cloro no serán cubiertos por su seguro, dado que no hay ningún soporte científico en su uso y está contraindicada su ingestión.

     Un ejemplo del daño que ocasiona el dióxido de cloro, lo es el caso de la señora XX, de 43 años, previamente sana, que padeció covid leve con dolor de cabeza, por lo que le recomendaron tomar dióxido de cloro durante 6 días, 10 ml en 1 litro de agua cada 12 horas y tomar la mezcla en menos de una hora. Al quinto día, la señora XX presentó una gastritis severa con dolor y ardor en la boca de estómago y datos de reflujo, por lo que acudió al médico y este le realizó una endoscopía. Lamentablemente se encontró una gastritis erosiva extensa con sangrado y faringitis, por lo que debieron administrarse diversos medicamentos con un gasto de más de 20,000 pesos, y aun así hubo persistencia de molestias al ingerir alimentos y cambios importantes en la dieta, todo resultado de la ingesta del dióxido de cloro. Como este caso, hay diversos reportes de pacientes que han sufrido daño orgánico significativo por la ingesta de dióxido de cloro.

 

 

     Queremos terminar indicando que no hay ningún soporte médico-científico que avale el uso del dióxido de cloro y, al contrario, su uso acarrea muchos efectos adversos. La difusión de propaganda en favor de esta substancia es un puro negocio, dañino para la salud.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Chire Saire JE and Lemus-Martin R (2020). Analysis of internet trends related to medications for COVID-19 in ten countries with the highest number of cases. medRxiv 2020.09.08.20190785. doi: https://doi.org/10.1101/2020.09.08.20190785.

Olmedo Sánchez T (2008). Subproductos de la desinfección del agua por el empleo de compuestos de cloro. Efectos sobre la salud. Hig Sanid Ambient 8:335-342.

Orgaz CJ (2020). Coronavirus | Dióxido de cloro, el peligroso químico que se promociona como cura para el covid-19 y sobre el que advierten los expertos. BBC News Mundo. 15 abril 2020. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-52303363.

The National Institutes of Health (NIH) COVID-19 Treatment Guidelines. Last Updated: February 1, 2021. Recuperado de: https://www.covid19treatmentguidelines.nih.gov/introduction/.

Xin-Wei Wang et al. (2005). Study on the resistance of severe acute respiratory syndrome-associated coronavirus. Journal of Virological Methods 126:171-177. 

 

Carlos Arroyo
Universidad Anáhuac de Puebla
Hospital Ángeles, Puebla

Número actual

Elementos {{num_act.numero}}
{{num_act.trimestre}} / {{num_act.fecha}}
ISSN: {{num_act.issn}}