logo-BUAP
Ciencia a tiempo



Ciencia a Tiempo es el canal de divulgación del conocimiento de la investigación en ciencia y tecnología de la BUAP. Elizabeth López Juárez, Dalia Patiño González y José Enrique Tlachi Rodríguez, reporteros. Beatriz Guillén Ramos, jefa de Información y Prensa de la Dirección de Comunicación Institucional de la BUAP.




La BUAP, segunda universidad en sumarse a nivel nacional en la prevención del cáncer oral

La Facultad de Estomatología es la segunda unidad que a nivel nacional se suma a la iniciativa de llevar un mayor control y registro de las patologías bucales, después de la Universidad Autónoma de Guadalajara. Entre estas, el cáncer oral –que si bien no está entre los tumores malignos de mayor incidencia– para el 2030 se incrementará hasta en 50 por ciento a nivel mundial de acuerdo con Global Cancer Observatory.

    Al prestar servicios bucodentales, la facultad tiene una casuística muy amplia, por lo que se podrá reportar el dato epidemiológico a la Secretaría de Salud y con ello contribuir a la realización de un registro nacional sobre el número de casos y tipo de patologías bucales.

    Es así como todos los viernes, de 9:00 a 14:00 horas, sin costo alguno, personal del Laboratorio de Histopatología atiende al público en general en la revisión de alteraciones en la cavidad bucal e instruye a los pacientes en su autoexploración. En caso de encontrar alguna anomalía, se toma una biopsia y realiza un estudio histopatológico. Con un costo menor a 500 pesos y entre una y dos semanas, dependiendo el estudio, el paciente tiene un diagnóstico histopatológico. Si resulta una alteración de tipo maligno se canaliza a las áreas pertinentes para su atención.


La industria se apoya en la BUAP para garantizar la calidad en sus procesos

El Centro Avanzado de Pruebas Analíticas no destructivas desde su creación ha brindado al menos 300 servicios a sectores externos

    Analizar la estructura interna de una pieza y su funcionamiento sin necesidad de alterar su composición es una de las bondades que ofrece al sector industrial el Centro Avanzado de Pruebas Analíticas no destructivas de la BUAP. Los servicios que brinda permiten estrechar la colaboración entre Universidad y empresas, además de garantizar la calidad y seguridad en sus procesos y productos.

    La infraestructura con la que cuenta este laboratorio se sustenta en un tomógrafo computarizado dual, es decir de dos fuentes, una de 450 kilovoltios (kV) y otra de 225 (kV) de potencia; ambas tienen una cápsula donde se generan los rayos X. Los dos cañones tienen diferentes funciones, el de 225 kV permite analizar piezas finas y captar detalles de hasta 3 micrómetros (µm); mientras que el cañón de 450 kV escanea objetos de mayor tamaño y densidad con un peso de hasta 80 kilogramos.

    Al frente de este centro está el doctor Jorge Raúl Cerna Cortez, quien explicó que este tomógrafo se adquirió en 2016 gracias a un proyecto de investigación entre esta Universidad y la armadora alemana Volkswagen de México (VW).

    Con el equipo se pueden evaluar organismos vivos, se pueden verificar fallas en las piezas, identificar porosidades, inclusiones, hacer ingeniería inversa, comparación CAD, análisis de fibras, entre otro tipo de estudios.


Orienta la BUAP manejo de biosólidos para incrementar 80% producción agrícola

A través del Laboratorio de Química y Contaminación de Agua, Suelos y Plantas se encabezó el proyecto en beneficio de 400 productores de maíz de temporal.

    El Laboratorio de Química y Contaminación de Agua, Suelos y Plantas del Departamento de Investigación y Ciencias Agrícolas (DICA), que pertenece al Instituto de Ciencias (ICUAP), logró incrementar 80 % el rendimiento de campos agrícolas de temporal en la zona sur de la ciudad con el aprovechamiento de biosólidos en benefició de productores de las zonas más pobres del estado.

    Campesinos de San Francisco Totimehuacán, San Andrés Azumiatla, Santa Clara Ocoyuca y Guadalupe Tecola enfrentaban la disyuntiva de comprar insumos y semillas o adquirir fertilizantes para mejorar las condiciones de tierra. A la par de esta problemática, las plantas tratadoras de aguas residuales generan diariamente toneladas de biosólidos, un lodo contaminante cuyo manejo y utilización final implica un costo de hasta 60 por ciento para estas empresas.

    Para estos dos problemas, un grupo de investigadores encabezados por el doctor José Víctor Tamariz Flores del Laboratorio de Química y Contaminación de Agua, Suelos y Plantas propusieron una solución a través del proyecto “Restauración de suelos degradados mediante la utilización de biosólidos”.

    Analizaron primero el biosólido, haciendo una caracterización para observar si eran de buena calidad y no rebasaran los límites en las concentraciones de metales de alto riesgo. Posteriormente se enfocaron en estudiar el tipo de suelo.

    Tras estos estudios se realizó toda una metodología, norma de manejo y gestión integral de estos biosólidos que fueron agregados en los campos agrícolas de dichas comunidades, durante el inicio del periodo de siembra de maíz de temporal y con dosis sujetas a cada tipo de suelo. Gracias a la aplicación de este biosólido se obtuvo un aumento del 80 por ciento en el rendimiento de la cosecha de maíz.

    En una segunda etapa se hizo un estudio para compostear el biosólido, a fin de modificar el manejo y aplicación, ya que no sería de forma directa sino a través de un abono que se fabricó en colaboración con académicos de la Facultad de Ingeniería Química de esta Universidad.


    Tanto el biosólido directo como el abono se entregaron de forma gratuita a los productores de escasos recursos. El impacto social que logró la Universidad se reflejó en la solución de dos problemas específicos: el manejo del biosólido y el incremento en la producción agrícola
.



1   2   3   4   5   6   7   8   9   10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27  28  29  30
Ir a inicio de Elementos
Ir al catálogo de portadas