logo-BUAP
Ciencia a tiempo



Ciencia a Tiempo es el canal de divulgación del conocimiento de la investigación en ciencia y tecnología de la BUAP. Elizabeth López Juárez, Yassin Radilla Barreto y José Enrique Tlachi Rodríguez, reporteros. Beatriz Guillén Ramos, jefa de Información y Prensa de la Dirección de Comunicación Institucional de la BUAP.




Modelo animal TAIEP abre nuevas colaboraciones en investigación

El Congreso 2018 de la Society for Neuroscience, el cual reunió a cerca de 30 mil científicos especializados en el estudio del cerebro, en San Diego, California, abrió las puertas a nuevas colaboraciones entre investigadores de todo el mundo con el trabajo que se desarrolla en el Laboratorio de Neurofisiología de la Conducta y Control Motor, del Instituto de Fisiología de la BUAP.

    Los doctores José Ramón Eguibar Cuenca y Carmen Cortés, titulares del Laboratorio de Neurofisiología de la BUAP, presentaron sus resultados más recientes en el tratamiento de la narcolepsia utilizando el modelo animal único conocido como rata TAIEP, el cual despertó el interés en la comunidad científica, ya que puede ser utilizado para probar fármacos que permitan tratar enfermedades.

    Carmen Cortés señaló que la rata TAIEP es idónea para el estudio de enfermedades neuronales, entre estas la narcolepsia, ya que el modelo desarrolla el padecimiento de manera similar al ser humano.



Harinas nutritivas a partir de desechos orgánicos

A partir de residuos de naranja y lechuga, investigadores de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP elaboran harinas para preparar galletas y conos de helado, por ejemplo. La doctora Addí Rhode Navarro Cruz señaló la importancia de desarrollar técnicas para aprovechar y transformar desechos orgánicos en subproductos que sirvan como materia prima para elaborar otros alimentos.

    Harinas de bagazo y cáscara de naranja, así también de lechuga, son los tres subproductos que hasta el momento se han obtenido.

    Navarro Cruz informó que los cítricos, como la naranja, aportan muchos compuestos funcionales para salud. “Contienen flavonoides y compuestos antioxidantes, los cuales no se pierden aunque esta fruta se eche a perder”.

    Una vez obtenidos los residuos, estos son lavados y desinfectados para luego ser deshidratados en un horno secador Excalibur, a una temperatura de 63 grados centígrados y durante 18 a 36 horas, según la humedad de las muestras de origen. Una vez que se encuentran crujientes, se pasan a un molino.  Este trabajo es realizado por el Cuerpo Académico Bioquímica-Alimentos, de la FCQ,  con la colaboración de estudiantes de pregrado de esta unidad académica.


Analizan en la BUAP propiedades ópticas en fósiles

La luz que emite un objeto tiene la capacidad de brindar información sobre sus características y estructura. A partir de esta propiedad, en el Laboratorio de Materiales de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la BUAP se analizan las propiedades ópticas en muestras de fósiles de la región de Valsequillo, con el propósito de encontrar nuevos materiales con diversas aplicaciones o una variedad de hidroxiapatita, presente en la estructura cristalina de fósiles, específicamente dientes de bisonte y mamut, susceptible de ser sintetizada para aplicarse en recubrimientos para hueso, dispositivos luminiscentes y optoelectrónicos, así como dosímetros para medir variación.

    Rodolfo Palomino Merino, responsable del laboratorio, explicó que este proyecto es una colaboración con el Instituto Nacional de Antropología e Historia en Puebla y la UNAM, para determinar aspectos como la datación, estructura y diferencias de cinco muestras de dientes fósiles de un mamut (Mammuthus columbi), un caballo Equus mexicano y un bisonte (Bison antiquus).

    En este trabajo multidisciplinario participan Francisco Javier Jiménez-Moreno, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la BUAP; Zaid Lagunas-Rodríguez, del INAH-Puebla; Gerardo Carbot-Chanona, del Museo de Paleontología “Eliseo Palacios Aguilera”, de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Epifanio Cruz Zaragoza, del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM; y José Eduardo Espinosa Rosales y Ricardo Agustín Serrano, de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la BUAP.


Investigador de la BUAP desarrolla laboratorios virtuales para la enseñanza de las ciencias

La enseñanza de la ciencia puede verse limitada por las prácticas de laboratorio  que resultan costosas debido al manejo de equipos especializados, animales de experimentación y uso de reactivos. Para facilitar el acceso a este tipo de conocimiento, Arturo Reyes Lazalde, académico de la Facultad de Ciencias Biológicas de la BUAP, ha desarrollado 90 simuladores virtuales para complementar la enseñanza en la Licenciatura en Biología.

    Estas prácticas digitales de laboratorio o de campo, trasladadas a la pantalla de la computadora, son herramientas útiles en la didáctica de la biología para trabajar temas diversos. Por ello, el equipo encabezado por Reyes Lazalde divide los simuladores por temática, mismos que permiten introducir, obtener y analizar datos, como ocurre en cualquier experimento. Además, algunos disponen de glosario para conocer la terminología médica.

    Por ejemplo, hay programas para registrar la señal de una neurona, conocer la morfología del corazón, el potencial de acción cardiaco en nodo sinusal, la contracción muscular, la captura de oxígeno al subir una montaña, observar el proceso de disolución de un fármaco en el estómago, estudiar el equilibrio ácido base en un paciente y la interacción depredador-presa, entre otros.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27
Ir a inicio de Elementos
Ir al catálogo de portadas